El día de la navegación:

Pastel sin hornear