El día de la navegación:

Dulzura para las intolerancias